20 oct. 2008

Reseñas: Ah! my goddess


Magnífica obra del japonés Kosuke Fujishima, un artísta muy cuidadoso gráficamente y que presta atención hasta el más mínimo detalle. Gran aficionado al mundo del motor y que retrata con una fidelidad pasmosa en sus páginas. En mi adolescencia era fan de esta serie. Desconozco si prosigue su comercialización en Japón o si por el contrario ya terminó con ella para abordar otros proyectos.
Esta es una de las muchas obras japonesas que toma como fuente (de manera muy light) de inspiración la mitología antígua. En este caso no se basa en la Grecia clásica, ni en mitos chinos u orientales, sino en la mitología germánica. Concretamente en las tres nornas: Wertandy, Urd y Skuld, diosas del presente, pasado y futuro, que viven una montaña que recibe su nombre, desde donde tejen el destino de los seres humanos. Hay una región en Alemania, muy conocida y desgraciadamente no por cosas buenas, cuyo topónimo hace referencia a este mito, y es ni más ni menos que la de Nürenberg, la de los juicios contra los nazis, que en alemán signifíca precísamente la montaña de las nornas (Nüren berg). Desde luego se lucieron permitiendo que Hitler llegara donde llegó, en fin.

La historia cuenta como Keiichi Morisato, un joven universitario y último mono del club de motor de su universidad, tiene que pasarse la noche atendiendo al teléfono de su residencia. Al pedir algo de comida a domicilio se equivoca de número y marca el de la Oficina de la diosa auxiliadora, desde donde le mandan a Belldandy (Queda un poco mejor que el original, ¿no? ) para concederle un deseo. A Morisato no se le ocurre otra cosa que pedír pasar el resto de su vida con una chica como ella, y Belldandy se lo concede, quedándose ella misma con él, viéndose expulsados de la residencia porque no se admiten chicas y teniendo que buscarse la vida. Tras muchas situaciones disparatadas a Belldandy se le suman sus hermanas Urd, sensual y buscalíos, y la más pequeña, Skuld, apasionada de la ciencia. Así las tres diosas llegan a la vida de Keiichi, junto a otros personajes variopintos, para ponerla patas arriba.

Simpática, entretenida, fue publicada por Planeta en dos miniseries y en la desaparecida Mangazine, la revista de mangas al estílo japonés, hace algo más de diez años, aunque fué cancelada muy lejos de la edición japonesa, que ya os digo desconozco si continua a dia de hoy.

También Manga films sacó en castellano los OVAS de la serie, todavía en VHS que narraban el principio de la historia. Qué tiempos aquellos.
En fin, nos vemos mañana. Aaadiós.